HABLAR DE INCLUSIÓN ES HABLAR CON EL CORAZÓN

Una de las fortalezas en el glorioso Colegio Custodio García Rovira es la educación humanista y humanizadora que se respira desde los claustros de esta institución.  Es  así que desde el año dos mil dos se ha venido llevando el proceso de inclusión con la participación de niños y niñas en condición de discapacidad, con el acompañamiento de la docente de apoyo y el equipo interdisciplinar que desde la gobernación de Santander se ofrece, brindando las oportunidades que ellos requieren para vivir entre iguales.

Este proceso ha sido una tarea que se ha construido con el acompañamiento de personas convencidas de las potencialidades que estos jóvenes tienen y que permite hablar de educación con calidad. Es por esto que  desde las especialidades con las que cuenta nuestro colegio se fomenta la inclusión; es así que la especialidad de salud y nutrición está comprometida con el apoyo en actividades específicas que ayudan al mejoramiento de la condición, con la intencionalidad de hacer niños y niñas más felices y ser un medio de sensibilización de los jóvenes que terminan su ciclo en la institución haciendo de ellos personas más sensibles  y con alternativas de potencializar su proyecto de vida.

En la actualidad están matriculados cuarenta y dos niños, niñas y jóvenes que se encuentran en condición de discapacidad cursando los diferentes grados, a quienes los docentes ofrecen educación personalizada de acuerdo a las necesidades que presentan adaptando el currículo y permitiendo que sus aprendizajes sean significativos, y con calidad.

Cambiar  sueños por realidades no es fácil, pero desde el trabajo en equipo que se realiza en el glorioso hemos logrado que estos jóvenes sean visibles ante la sociedad, }es así que en el año 2014 los  hermanos RANGEL PINZÓN, jóvenes con síndrome de DOWN lograron ser campeones departamentales en atletismo en las pruebas supérate con el deporte un orgullo para nuestra institución.

Mi colegio cuenta con tres especialidades. Trabajamos para que los niños y niñas con discapacidad sean felices y mejoren su calidad de vida, realizando proyectos educativos de integración sensorial para estimular diferentes áreas en el aprendizaje. Con niños y niñas con discapacidad que se encuentran incluidos en la institución y con jóvenes que no están escolarizados por encontrarse extra edad. Y fomentamos el arte Una muestra d que se hace con la ayuda de los estudiantes de grado once que se desplazan a diferentes sitios a llevar alegría y educación a diferentes jóvenes en situación de discapacidad. Y a los niños y las niñas incluidos en ella.

COLEGIO CUSTODIO GARCÍA ROVIRA

PIONERO EN EDUCACIÓN INCLUSIVA

En los últimos años se ha empezado ha hablar, cada vez con más fuerza, de la educación inclusiva, un modelo que vincula a todos los niños y niñas al proceso de aprendizaje sin discriminación alguna y es el colegio Custodio García Rovira una de las instituciones pioneras en el ejercicio de las prácticas educativas que brindan una educación humanística, valorando el respeto por la diferencia y la diversidad. El termino inclusión educativa refleja una nueva forma de pensar la escuela: es una institución que se cuestiona a sí misma cómo diseñar las estrategias más convenientes para construir espacios de aprendizaje flexibles y abiertos para recibir a todos los alumnos respetando sus singularidades.

Uno de los retos de nuestra institución es eliminar las barreras de distinto tipo que limitan el aprendizaje y la participación de alumnado en la vida académica y social con particular atención a aquellos  estudiantes más vulnerables; en este contexto, los alumnos con discapacidad o con necesidades especiales son un colectivo de marginación y riesgo de exclusión. Por lo tanto se ha venido desarrollando desde el año 2003, con el nombramiento de docente de apoyo, un programa dirigido a visibilizar a los niños, niñas y jóvenes en condición de discapacidad o vulnerabilidad para que mediante un currículo flexible logren adquirir las competencias mínimas que les permitan adaptarse y cumplir un papel digno en la sociedad.

El proceso de inclusión se viene fortaleciendo desde el año 2007 con la especialidad de salud y nutrición, donde los alumnos del grado décimo y once se involucran en el acompañamiento y apoyo específico a niños y niñas con discapacidad, ejecutando sus proyectos de grado con el propósito de aportar en la mejora de sus condiciones de vida y así mismo fortalecer sus habilidades para la adquisición de aprendizajes significativos en el aula y la atención a otros jóvenes que por las diferentes circunstancias no pueden ser escolarizados. Es un trabajo de amor y compromiso de estos estudiantes de once que se desplazan muchas veces a ayudar a una población que ha tenido negadas las oportunidades y que ven en este programa una oportunidad para ser mejores, aprender y estar con jóvenes de su misma edad.

En este proceso no estamos solos. Mediante la gestión hemos recibido acompañamiento de diferentes fundaciones, como “Mi pie izquierdo”, “Neuroharter”, la “Fundación Progresa” quienes año a año han venido ofreciendo apoyo y asesoría. Esto nos ha dado la oportunidad de dar a conocer nuestra experiencia mediante talleres de pintura con los niños y jóvenes, participan en el observatorio de inclusión, con una muestra de arte con los niños con discapacidad en la galería de Global Observatory for Inclusion de las Naciones Unidas, que se exhibe por diferentes lugares del mundo. En el presente año se participa en la mejor experiencia de inclusión de Santander con tres experiencias significativas de docentes de la institución y la experiencia de los jóvenes de la especialidad de salud y nutrición como el aporte al proceso.

Tener un colegio inclusivo no es tarea fácil, es el logro del trabajo en equipo, de la continua capacitación de directivos, docentes, estudiantes y padres de familia para que el reto de educar en la diversidad no sea “estar hay sino ser parte de” pues en el momento contamos con 38 estudiantes caracterizados en el SIMAT con diferentes discapacidades con quienes se vive una experiencia de amor y compromiso proyectándonos hacia una institución incluyente con calidad y modelo para para otras instituciones que hasta ahora inician el proceso.

Por último es importante resaltar la labor de los jóvenes que desde la especialidad de salud y nutrición se han dedicado a través de estos años y ejecutar actividades y compartir saberes y experiencias que hacen  del colegio un espacio de amor solidaridad y donde se ayuda a las personas con discapacidad a ser exitosas y no solo a soñar sino a conseguir lo que quieren.

María Cecilia Alvarado Caicedo

Docente de apoyo