HISTORIA DE NUESTRO COLEGIO
EL COLEGIO NACIONAL «CUSTODIO GARCÍA ROVIRA”

Por el Profesor JUAN BAUTISTA DAZA A.

Al cumplir las BODAS DE ORO nuestro glorioso colegio, es mi intención hacer un esbozo de él, con la esperanza de que conozca mejor su historia en el transcurso de los cincuenta años de vida continua.

El actual COLEGIO NACIONAL «CUSTODIO GARCÍA ROVIRA”, cuya imagen se levanta hoy con orgullo y con brillo en dos hermosas colinas de la acogedora ciudad de Málaga, como faro luminoso para extender sus rayos de ciencia a todas las mentes sanas de esta noble provincia, y cuyo nombre lo adquirió del prócer Don Custodio García Rovira; es el fruto de las experiencias, de los anhelos y de una serie de tanteos en la creación de centros de enseñanza, que desde principios de este siglo existió en las voluntades fervorosas de ilustres compatriotas y amantes de la educación, como EMETERIO DUARTE SUÁREZ, JOSÉ BEATRIZ CAMARGO y otros, quienes sin ahorrar esfuerzos, reunieron en la aulas alas juventudes anhelantes del saber, para darles el tesoro codiciado de la ciencia. Por circunstancias lamentables de las contiendas civiles de la primera década de esta centuria, en aspectos fiscales, fracasaron muy pronto.

Tales Colegios o centros educativos que aparecieron en aquella época y que dieron las raíces y los cauces seguros para el nacimiento del PLANTEL que en este año celebra su fecha jubilar fueron:

El Colegio de DON EMETERIO, como se llamó y cuyo funcionamiento data del año de 1905. Realizó labores en la casa de su propiedad (Hoy de Don Aniceto Villamizar), ubicada en la Carrera 8 entre calles 13 y 14.

El Colegio de Don Evangelista Ramírez, en 1908, que durara solo un año y bajo su dirección, igualmente en la casa de su propiedad, localizada donde hoy funciona el banco popular, en la carrera 8 con calle 13.

El Colegio Provincial de García Rovira, su fecha se remonta al año de 1909, bajo las orientaciones del doctor José Beatriz Camargo, en asocio de Lorenzo Flórez y que laborara en la histórica casa del GUAMO, de propiedad del general Gabino Hernández, edificio que se levantó en la carrera 8 entre calles 15 y 16; de los cual solo queda el sitio y el recuerdo. Este mismo Colegio funcionó más tardeen el actual local del comisariato de la policía, en la carrera 9.

El Colegio de San Jerónimo, en 1911; su dirección estuvo en manos de los presbíteros Pedro León Calderón y Alfredo Cala, en un antiguo local donde actualmente se halla el Colegio de la Comunidad de las Hermanas Terciarias, por la carrera 9 entre calles 13 y 14.

Estos establecimientos fueron sostenidos con aportes de la parroquia y la ayuda generosa de los padres de familia; su duración fue realmente poca, pues en el transcurso de los años 1912 y 1913, se habían extinguido.

Pero fueron esos planteles, junto con la serie de liceos o escuelas de catequesis los que echaron las primeras raíces de ese árbol gigantesco del actual Colegio García Rovira, cuyas ramas se extienden por los ámbitos de estos rincones de la patria para dar su sombra protectora del saber a quienes lo deseen. Pero los árboles cuando carecen de los cuidados necesarios, mueren. Esto sucedió, podemos afirmar, con aquellos centros educativos en los comienzos del año de 1923.Más no podían perecer porque sus gestores aún vivían. Como rezaba Antonio Gómez Restrepo: «no mueren los pueblos que mantienen incólume si conciencia histórica y vivo el sentimiento de su destino en el mundo, y que conservan la savia vital productora de hombres, no de seres raquíticos y degenerados”.

En efecto, llegado el año de 1925, y cuando presidía los destinos de la parroquia el Presbítero Luis Francisco Villamizar, acudió con firmeza y con idea tesonera el ilustre pedagogo de todos los tiempos, Don Emeterio Duarte Suárez. Varón luminoso, de maravillosas creaciones y, uno de los más grandes exponentes de aquellas épocas en el arte de enseñar, para reorganizar su colegio que había sido el mejor de sus sueños, desde tantos años atrás.

La memoria de este insigne educador perdura en el corazón no solo de quienes le conocieron, sino de cuantos hemos apreciado lo importante de sus obras. Como homenaje a este gran Educador, el INSTITUTO INDUISTRIAL de Málaga, lleva su nombre.

Entre el delirante entusiasmo empezaba labores el citado plantel en febrero del mismo año con el nombre de Escuela Superior, siendo primero director, su mismo fundador.

Unos treinta alumnos llegaron a las aulas, algunos de los cuales fomentan todavía el desarrollo cultural en nuestros pueblos colombianos y aún en el exterior. Así, a solo cuadra y media donde está el mejor de los maestros, Jesucristo, se levantaba el santuario dela ciencia y la virtud y a medida que corrían los años se veía inundado por un enjambre de corazones infantiles sedientos de luz y de una integral preparación.

Asolo un año de iniciadas las labores recibía la dirección del plantel el muy digno profesor Rodolfo Hernández Soler, quien vive actualmente en la ciudad de Popayán.

En 1927 toma sobre sus hombros la pesada carga de rector, Don Antonio Báez León, con Vicerrectoría del lamentado Emiliano López Barajas, ciudadano sencillo, de corazón bondadoso y tronco de una apreciable familia mirandina.

Corrido el año de 1930, por motivos de un mayor número de estudiantes, se busca un nuevo local, más amplio y confortable, por ello se escoge la casona que se hallaba frente a las actuales famas, en la carrera 7 entre calles 13 y 14; la rectoría y el internado en lo que es hoy la casa del Doctor Emilio Morales Beltrán, actual médico del colegio. En ese entonces, cuando cambia también de nombre, de Escuela Superior por el de PROVINCIAL DE SAN JERÓNIMO, en memoria del fundador de Málaga: Don Jerónimo de Aguayo; nombre que amplió unos años más tarde, con el de Colegio Universitario, el cual mantuvo sin correcciones hasta 1953, cuando pasó el establecimiento a manos de la nación.

Es de recordar que en los años de 1925 a 1939, el plantel se sostiene igualmente con la ayuda de los padres de familia y de la parroquia, pues el Municipio solo daba el local y el departamento pagaba el sueldo del rector y de algunos profesores. Por esto, este período fue de grandes esfuerzos y muchas inquietudes. Los rectores de esta década de vicisitudes que más se conocen fueron: En 1932, quien siete años atrás fuera su fundador: Don Emeterio Duarte Suárez.

En 1933 se ratifica su nombramiento como rector del mismo colegio, por la Gobernación del Departamento.

En 1934, Buenaventura Carrillo Fuentes, veterano hombre de trabajo, radicado hoy en la capital de Santander.

En 1935, Helí Aceros, educador infatigable, se distinguió por hacerle conocer, no sólo en la provincia, sino en algunos departamentos.

De 1939 al 42, Don Pablo Emilio Barón en cuya administración tuvo el Colegio uno de los más importantes ascensos, pues gracias a él y a la ciudadanía Malagueña, quedó por cuenta definitiva del Departamento, solicitud que se había hecho muchos años antes.

En 1942, El señor Víctor Julio Camacho, actual Contralor del Departamento, con gran rendimiento académico y disciplinario.

En 1945 le sucede en el mando, Don Pedro Jesús Guarín, quien con distinguido pulso y su asombrosa inteligencia, imprimió el sello de las grandes obras, siendo la más importante, hacer conocer al alumnado la grandeza de una formación interior, basada en la responsabilidad y en una sólida toma de conciencia, postulados que han sido heredados a través de todos los tiempos.

Viene luego, en 1947, el gran formador de juventudes, Don Emiliano López Barajas, dignísimo amigo. Tuvo la suerte, al final de su mandato, de ver el período de mayor florecimiento para el colegio, pues se pensó seriamente en su nacionalización. Es así, como los doctores CARLOS REINALDO PARADA y MANUEL SERRANO BLANCO, quienes ocupaban las curules de Senadores en 1948 por el Departamento de Santander, presentaron el proyecto de ley ante el Honorable Congreso de la República. Su gestión no quedó en el vacío. En efecto, al final del año y en las sesiones ordinarias de dicha corporación se daba la respectiva aprobación al proyecto, cuyo encabezamiento dice » LEY 50 DE 1948.Noviembre 22, por la cual se establece el COLEGIO NACIONAL CUSTODIO GARCÍA ROVIRA en la ciudad de Málaga Santander.

Sin embargo, esta ley sólo se puso en vigencia por medio de la Resolución Nº 2799 del 20 de octubre de 1953. Por consiguiente en la administración del señor Carlos Reyes, que tuvo lugar en 1950, y aún en los dos años siguientes, dirección que estuvo a cargo de Don Cayetano Martínez, siguió sosteniéndose el establecimiento por cuenta del departamento.

Fue Cayetano Martínez hombre de inmensa actividad, alma y nervio de la nacionalización; pues sin ahorrar sacrificios trabajó incansablemente hasta lograr, con la ayuda del buen párroco de Málaga, Monseñor MANUEL SORZANO GONZÁLEZ y otras personalidades, que el colegio quedara en manos de la Nación en sus cuatro primeros años de bachillerato, dando así cumplimiento a la LEY 50 de 1948.

Una vez establecido en colegio en tal categoría, toma nueva administración, pues a partir de aquella fecha quedó bajo la dirección de sacerdotes de la diócesis siendo su primer rector, como Colegio Nacional, el Pbro. Andrés de Jesús Durán hasta el final de 1955; administración está de gran fortuna.

Al finalizar el año de 1955 de acuerdo a una suplicante solicitud por parte de una delegación integrada por el Venerable Monseñor Sorzano, el rector y algunos ciudadanos Malagueños, se obtuvo que el Ministerio de Educación Nacional enviara una comisión de Inspectores Nacionales, encabezada por el propio Director de la División de Bachillerato, doctor HENRY SERRANO URIBE, para la aprobación de los seis años de bachillerato, facultando al plantel de otorgar el título de bachiller, en la rama masculina según resolución Nº 4249 del 30 de septiembre del citado año de 1955.

La primera promoción se obtuvo en el mes de noviembre con tres distinguidos jóvenes de la provincia. Fueron ellos: GABRIEL FLÓREZ MORENO, LUIS MARTÍN SUÁREZ MORENO Y BERNARDO GÓMEZ HERRERA. Cosechas que se han venido sacando en forma continua hasta el año actual, colocando al Establecimiento en un plano de superación a muchos del país.

Por este mismo tiempo, todas las instalaciones y material de enseñanza, pasan al edificio que queda contiguo al aeropuerto donde nacieron los primeros bachilleres.

Desde cualquier ángulo que se contemple este semillero de cultura, vemos atónitos el ingente cúmulo de beneficios que ha dado a inmensas cantidades de jóvenes de diversos lugares de Colombia, y la halagadora amalgama de obras que han realizado a través de los tiempos esa galería de rectores, que han llevado sobre sus hombros la tremenda carga de forjar a golpe de sincel tantos ciudadanos ilustres y tantos hombres de bien.

Ahí están las obras palpables del buen sacerdote Rodrigo Lozano Cote; su mandato se realizó en 1956 hasta el final de 1958. Desvelado educador, se caracterizó por consagración a su labor, manteniendo un nivel académico y una alta disciplina en muchos aspectos envidiables.

El padre José Vicente Peña Ramírez, de 1959 a 1961, varón fuerte y emprendedor, cuya amabilidad y amor al trabajo lo caracterizaron. Su labor en todos los campos fue un magnífico ejemplo para sus inmediatos sucesores. Actualmente ocupa el cargo de párroco de Málaga.

El distinguido levita Carlos Gutiérrez Gómez, de 1961 a 1964. Una afable sonrisa sobre el rebelde carácter de tantos jóvenes para hacerles sentir, no la helada primicia de la abstracción, sino el hermoso ambiente de una completa formación, fue la metodología que con acierto mantuvo en sus años de rectoría; además, de su asombroso dinamismo, condensado en una serie de obras materiales, como el deporte, el arreglo de la capilla en el antiguo edificio y el comienzo de la construcción del economato, en el mismo local.

El Padre Juan Francisco Carvajal Solano, de 1965 hasta mediados de 1970, sacerdote preparado para las luchas difíciles, dispuesto a toda hora a emprender una cruzada de esfuerzos para forjar héroes del bien y servidores de la patria. A él se deben: La terminación del economato en el edificio antiguo, gestiones para la compra del bus, hechura del campo de fútbol que aún lleva su nombre, enriquecimiento de la biblioteca, instalación de la luz en muchos sectores del viejo edificio y la iniciación de la construcción de la planta del nuevo edificio.

Pero ahí están palpables, también las obras del ilustre Licenciado Carlos Alberto Meneses Gómez, quien regentó el Colegio de mediados de 1970 hasta junio de 1972. Hombre abnegado pero de una completa consagración al trabajo como educador. De él son las siguientes obras: El bachillerato integrado en los cursos superiores de cuarto a sexto, aumento de aulas para la apertura de nuevos cupos, el servicio del bus, quedó casi terminado el nuevo edificio del plantel que sus antecesores habían iniciado, decoración del edificio antiguo y consecución de algunos elementos deportivos.

Cerrando estas páginas aparece la fotografía de la fachada de las instalaciones del edificio contiguo al aeropuerto, que fue sede del Colegio y donde se proclamó la primera promoción de Bachilleres en el año de 1955. Hoy funciona como sede Málaga de la Universidad Industrial de Santander.

Luego se mencionan ilustres personajes quienes desde su rol, contribuyeron notablemente al surgimiento del Colegio. Son ellos: MONSEÑOR MANUEL SORZANO GONZÁLEZ, Párroco de Málaga. Luchador infatigable por el engrandecimiento del Colegio. MANUEL E. ANAYA LEÓN quien en compañía de ROQUEJULIO ORTIZ, NUMA POMPEYO BARAJAS y EURÍPEDES SANDOVAL y otros, encabezaron festivales y colectas para adquirir los terrenos donde hoy se levantan las Instalaciones del Colegio. Así mismo aparece reseñado El Profesor LUIS MERCHÁN SUÁREZ, quien por muchos años se desempeñó como docente al servicio del plantel y falleció en pleno ejercicio de su cargo el 4 de diciembre de 1970.

Desde el referente legal, la revista contempla la transcripción de la ley 50 de 1948, Noviembre 22, por la cual el CONGRESO DE COLOMBIA, establece el COLEGIO NACIONAL «CUSTODIO GARCÍA ROVIRA”, en la ciudad de Málaga.

Firman este documento:

CARLOS A. LÓPEZ, Presidente del Senado.
JORGE URIBE MÁRQUEZ, Presidente de la Cámara de representantes.
CARLOS V. REY, Secretario del Senado
IGNACIO AMARIS GONZÁLEZ, Secretario de la Cámara.

Igualmente el ejecutivo sancionó la ley con la firma de:

MARIANO OSPINA PÉREZ, presidente de la república.
JOSE MARIA BERNAL, Ministro de Hacienda.
FABIO LOZANO LOZANO, Ministro de Educación.
LUIS IGNACIO ANDRADE, Ministro de obras.

(Publicada en el diario oficial con el Número 26886 del 4 de diciembre de 1948).

De igual manera aparece la fotocopia de la resolución 4249 de septiembre 30 de 1955, emanada del Ministerio de Educación Nacional, por la cual se aprueban los estudios del COLEGIO «CUSTODIO GARCÍA ROVIRA”, de Málaga (Santander). En La parte Resolutiva en su ARTÍCULO PRIMERO, se confirma la Resolución 2799 de octubre 20 de 1953, por la cual se pone en vigencia la ley 50 de 1948 y se aprueban los estudios de los cursos primero a cuarto de bachillerato. En su ARTÍCULO SEGUNDO, se aprueban los estudios correspondientes a los cursos quinto y sexto de bachillerato y en consecuencia se autoriza al Colegio para expedir los certificados correspondientes.

Firman este documento:

Por el Ministro de Educación Nacional, FABIO VASQUEZ BOTERO (Secretario General)
JULIO CÉSAR GARCÍA, Secretario técnico Cultural
HENRY SERRANO URIBE, Director de la división de Bachillerato.

Cierra Pues, este capítulo de la historia de nuestro Colegio el hombre progresista, emprendedor y visionario que sentó las bases de lo que actualmente es el glorioso: El Licenciado HÉCTOR ALFONSO ZÚÑIGA PINZÓN, quien dirigió, con talante de estadista, los destinos de la Institución desde 1.972 hasta 1. 978. Hoy, en el otoño de su prolífica existencia, le deseamos que goce de buena salud y bienestar, rodeado toda su estimada familia.

El Lic. Héctor Alfonso Zúñiga Pinzón, regentó la institución desde el 16 de agosto de 1972 hasta nuestros días. Infatigable hombre de trabajo. Es realmente con quien empieza un nuevo renacimiento el Colegio. Inmensas son sus obras en todos los aspectos. Largo sería enumerar todo lo que se ha hecho en su administración; tan sólo mencionaremos: El bachillerato integrado en todos los seis años y el quinto año de primaria, aumento halagador del presupuesto del plantel, aumento de cursos tanto en el bachillerato, como en el quinto elemental, aumento considerable en la nómina de profesores, construcción del estadio en los predios del edificio nuevo, creación y organización del bachillerato nocturno, llenado así los anhelos de tantas personas amantes de superación. Él merece muchas felicitaciones y deseos por sus éxitos en todo lo que tenga en proyecto, para el engrandecimiento de este ponderado Colegio que ha de seguir el curso de la historia cosechando muchos triunfos y brindando sus frutos de ciencia y virtudes a futuras generaciones.

No podíamos reseñar la página siguiente de la Historia de nuestro Colegio, sin mencionar el selecto grupo de Directivos, docentes y personal administrativo, que, liderados por el Licenciado ZÚÑIGA, engalanaron la celebración de las bodas de oro del COLEGIO NACIONAL CUSTODIO GARCÍA ROVIRA en el año 1975.

COORDINADORES:

HERNANDO SÁNCHEZ VILLAMARÍN, YAMILE CLEMENTINA PÉREZ M.

DOCENTES:

MANUEL ECHEVERRÍA R. (Pbro) ,ALVARO CANCINO URIBE, ANA EDELMIRA GONZÁLEZ F.,ARMANDO HERNÁNDEZ DÍAZ , ARTURO CASTELLANOS QUIÑONES, BELISARIO VELOSA MARTÍNEZ, EDGAR OSWALDO SÁNCHEZ G. , ENRIQUE ASDRUVAL RIVERA G., FLOR DE MARÍA CELIS ÁVILA, FLORENTINO ORTIZ JURADO,GILBERTO GELVES RODRÍGUEZ, GUSTAVO GAITÁN PÉREZ, ISMAEL ENRIQUE HERRERA B., JAIME LANCHEROS LANCHEROS, JOSÉ FRANCISCO MENDOZA DURÁN, JOSÉ ISIDRO MALDONADO GÓMEZ, JOSÉ RICARDO HIGUERA MENESES, JOSELIN BALLÉN RINCÓN, JOSUE VILLAMIZAR CARVAJAL, SAMUEL CASTAÑEDA BUITRAGO, JUAN BAUTISTA DAZA ARAQUE, JUAN DE JESÚS CÁCERES GONZÁLEZ, LIBARDO ANAYA PINTO, LUIS EDUARDO LINARES JIMÉNEZ, LUIS ROBERTO TAVERA ORTIZ, MARIADELIA ALVAREZ ORTIZ, MARIA ELSYDA DE VILLAMIZAR, MARÍA NIEVES CÁCERES R., MARIA PERLA DE SÁNCHEZ, MARIELA LEAL OVIEDO, MYRIAM LEAL OVIEDO, OLGA GUTIÉRREZ MÉNDEZ, OLGA SUÁREZ PINZÓN, RAFAEL ANTONIO CASTELLANOS GALVIS, RAFAEL DARÍO SANDOVAL CAICEDO, ROLANDO MARADEYS CHARRY, ROSMIRA PARRA DE SUÁREZ.

ADMINISTRATIVOS:

Dr. GILBERTO TORRES CHAPARRO, Dr. LUIS EMILIO MORALES BELTRÁN, JOSÉ VICENTE SÁNCHEZ BERMÚDEZ, ANGELA CARLINA SUESCÚN T., ALONSO PINTO NÚÑEZ, MARIA DE JESÚS P. DE MERCHÁN, FLOR MARÍA GRANADOS NIÑO, MARÍA CÁCERES DE ARCINIEGAS, ANA DOLORES TELLO PÈREZ, ROSALBA JAIMES DE AHUMADA, GUSTAVO CORREA LEAL, CÉSAR JULIO LINEROS ARDILA, JOSÉ GERMÁN GONZÁLEZ.

Como puede verse, larga es la lista de quienes han formado parte de la Institución a través de su historia e inconmensurables sus aportes en la formación de millares de conciudadanos. Y pecamos por ignorar a muchos de quienes han pasado por las aulas y ya se han ido para siempre, otros que hoy disfrutan de su merecido descanso y otros cuantos que aún siguen en la ardua tarea de educar.

En páginas posteriores aparece la síntesis Biográfica de DON EMETERIO DUARTE SUÁREZ, Fundador del Colegio, Quien nació en Málaga el 28 de agosto de 1877 y murió en Bogotá el 31 de enero de 1965.Durante su vida pública fue militar, alcanzando el grado de coronel, miembro de la asamblea departamental, en la que ejerció como su presidente en varias oportunidades, Senador de la república en el Año de 1927. Pero Su verdadera vocación fue la educación de la juventud dela época, tarea a la que se dedicó desde distintos ámbitos y a la que entregó gran parte de sus propios recursos económicos. En el mejor momento de su fructífera vida, tuvo a bien fundar la ESCUELA SUPERIOR, en febrero de 1925, de la cual fue su primer Director y de esta manera se afianzaron las raíces del actual COLEGIO CUSTODIO GARCÍA ROVIRA de Málaga.

Engalanan el contenido de la Revista los listados de los estudiantes que obtuvieron el título de bachilleres desde el año de 1955 hasta el año de 1974, destacándose datos como que el Colegio fue dirigido por los Sacerdotes desde el año de 1955 hasta el año de 1969: ANDRÉS DE JESÚS DURÁN, 1955; RODRIGO LOZANO COTE, 1956; JOSÉ VICENTE PEÑA RAMÍREZ, 1959; CARLOS GUTIÉRREZ GÓMEZ, 1961; JUAN FRANCISCO CARVAJAL, 1965.

En 1970 asume la rectoría del Colegio el Licenciado CARLOS ALBERTO MENESES GÓMEZ y en 1972 el Insigne Licenciado HÉCTOR ALFONSO ZÚÑIGA PINZÓN a quien ya se ha hecho referencia en este mismo documento.

La primera promoción de bachilleres en el año de 1955 estuvo conformada por: GABRIEL FLÓREZ MORENO, BERNARDO GÓMEZ HERRERA y LUIS MARTÍN SUÁREZ MORENO.

La primera promoción de bachilleres en la que se graduaron mujeres fue en el año de 1972: NELLY ACEVEDO SUÁREZ y LEONOR BARAJAS SUÁREZ.

Por razones de espacio se omiten los nombres de los bachilleres que aparecen reseñados, 463 en total, desde 1955 hasta 1974.

Luego, el poema «MÁLAGA”, de EUGENIO PINTO BARAJAS, Molagavitense nacido en el año de 1922 quien en un soneto dibujó magistralmente la apacible y próspera Málaga hidalga y señorial.

«…Libre, como la imagen del día por el viento,
Con la paz del ángel alzada al firmamento
Vives eternamente, de cielo amurallada.”

Lamentablemente este cultor de las letras rovirenses, muere en el año de 1983, pero su legado es reconocido tanto en su pueblo natal, Molagavita, como en el resto del país, pues durante su vida se desempeñó como columnista de los periódicos: Vanguardia Liberal, El frente, La espiga y el Liberal. También fue columnista de El Espectador y La República de Bogotá, El Colombiano de Medellín y Onda Libre de Ecuador. Por fortuna, el Historiador y magister en pedagogía, JOSE VICENTE REYES SALAZAR, publicó en uno de sus blogs, apartes tanto de su obra como de sus datos biográficos, información de la cual tomamos esta breve reseña.

Con el fondo de una fotografía de las ruinas de la capilla de la bella Tequia y otra de las ruinas de Servitá, Don SIMÓN GONZÁLEZ REYES, quien se desempeñó como ALCALDE DE MÁLAGA, escribió una semblanza del pueblo Chitarero, en cuyas raíces se yergue altiva la actual Raza Rovirense.

En la misma página se lee el Poema «EL REGRESO” de la poetisa concepcionera ROSALINA BARÓN WILCHES. En él se advierte la añoranza del ser por los tiempos pretéritos en el regazo de la patria chica, de la humilde campiña o tal vez del cálido hogar.

También refuerzan la cronología de las raíces primigenias de nuestro Glorioso Custodio, los comentarios y datos históricos acotados por otro concepcionero: El Presbítero ISMAEL MEJÍA CALDERÓN, Con su artículo » EL COLEGIO DE VARONES DE MÁLAGA”. En este documento da fe de los inicios de la labor educativa en Málaga, hacia el año 1851.

En la Página Siguiente aparecen cuatro ilustres educadores que aportaron su sapiencia en la formación de los Rovirenses de comienzos del siglo XX.

MOISÉS BARÓN NAVAS. Nacido en Málaga en 1837. Se desempeñó como abogado, militar, diputado, constituyente y representante a la cámara. Junto con el General Solón Wilches, dieron los primeros pasos para dotar a Santander de una Universidad. Abuelo de la Poetisa ROSALINA BARÓN WILCHES, reseñada en estas páginas.

MOSEÑOR: EVARISTO BLANCO. Nacido en San Miguel en 1855. Fundador del Colegio San Martín en Málaga en 1890 y Rector del Colegio Santander de Bucaramanga en 1896.

DON ANTONIO BÁEZ LEÓN. Nació en 1897, fue rector del Colegio de Varones de Málaga en 1927.

Maestro de la Normal superior de Bogotá, Prestó sus servicios en las escuelas de Macaravita y Málaga. Fue fundador y Rector dela Escuela de menores de Piedecuesta. Murió en Málaga en 1929.

CARLOS GARCÍA PRADA. Nació en Málaga en 1898. Se dedicó a la Educación. Viajó a Estados Unidos en 1919, fue Profesor de Castellano en la Universidad de Míchigan y de Literatura Española en la Universidad de Washington hasta 1957. Gracias a su genialidad en el campo de la enseñanza de la literatura, se le llamó en Estados Unidos «EL DECANO DE LOS PROFESORES HISPANOAMERICANOS”. Haciendo alusión a su patria chica, escribió los siguientes versos.

«En esta Villanací,
y d’ella (sic) no digo nada…
Como de lejos la veo,
en arrullos y suspiros
se me cambia latonada”

Publicó en Madrid un libro llamado «Caminitos del Recuerdo”

También se destacó como poeta con sus producciones «Ecos Y sombras” en 1953,»En espera y otros poemas” en 1958 y «Guitarrico Revírense” en 1958. Fue también antologista de poetas latinoamericanos logrando reconocimiento a nivel universal. Murió en el año de 1979.

Cierra la sección literaria, un artículo titulado «»LETRAS, NECESIDADES, INQUIETUDES”. Escrito por el Profesor ENRIQUE ASDRÚBAL RIVERA.

Por la década de los 70, el Colegio contó con un excelente profesor: ENRIQUE ASDRÚBAL RIVERA (Q.E.P.D), quien orientó las áreas de Filosofía y Lengua Castellana distinguiéndose por su calidad humana, responsabilidad y sentido de pertenencia por la institución. En la celebración de los 50 años del colegio hizo su aporte con un artículo titulado: «LETRAS, NECESIDADES, INQUIETUDES”. En él hace un llamado desde lo romántico del ser humano a la reflexión y plantea las siguientes máximas:

«Confía en tu genio, sigue tu noble corazón.”
El mundo es de los hombres geniales, seamos geniales y hagamos lo que queremos”.
Desde la metafísica y la filosofía plantea estas inquietudes:
Donde hay vida hay movimiento continuo, hay renovación.
La vida humana es una aventura permanente y una lucha dialéctica entre su ser y no ser, entre lo que es y puede ser.
Todo hombre está obligado a buscar una respuesta adecuada a la pregunta ¿Qué tengo que ser?
El hombre portador de valores es «Luz Natural” que da sentido a las realidades mundanas.

Para hacer vida la invitación que hace 40 años nos hacía el profesor Rivera, hoy, al cumplir 90 años, nos corresponde a quienes portamos sus insignias, educar en los auténticos valores para no transitar por la vida como un ente impersonal, sino, mantenernos en el puesto, ayudar a nuestros semejantes a luchar contra las fuerzas que los oprimen, favorecer su libertad contra las adversidades, fatalidades e intereses creados.

Hoy más que nunca se hace necesario vivir en continuo cambio. No debemos anquilosarnos en la mediocridad y en el conformismo. Nuestra elección debe serla transformación. Esta es una responsabilidad que atañe a la humanidad entera por insignificante que sea nuestra decisión. Se cree que cada generación está destinada a reconstruir el mundo. No obstante, nuestra misión es mucho más grande: impedir que el mundo se destruya mediante el odio, la enemistad, el egoísmo, la ignorancia, la opresión física, moral e intelectual. La invitación es a hacer nuestras las palabras del profesor Asdrúbal: «Málaga es de los rovirenses, hagamos de ella la «Madre Nutricia” de la educación en esta provincia.”

Como colofón de la revista editada con motivo de las bodas de oro del COLEGIO NACIONAL CUSTODIO GARCÍA ROVIRA, se reseña una misiva fechada del 24 de septiembre de 1975, dirigida por la ASOCIACIÓN DE EXALUMNOS DEL COLEGIO NACIONAL CUSTODIO GARCÍA ROVIRA, al Doctor ROBERTO JAIMES DURÁN, Rector de la Universidad Industrial de Santander, en la ciudad de Bucaramanga.

En ella expresan el deseo porque se establezca una Seccional de la UIS en Málaga y manifiestan la disposición de aportar los recursos necesarios para que se efectúen los estudios de factibilidad.

En este sentido, es de resaltar que el Colegio, a través de sus distintos estamentos siempre buscó y continuará buscando el mejoramiento en la calidad dela educación que merecen sus estudiantes y no conforme con esa realidad ha proyectado sus alcances con el objeto de que todos los rovirenses puedan acceder a la educación técnica, tecnológica y superior.